Cuidado de Las Plantas

Mielada de áfidos: ¿Qué es, qué lo causa y cómo nos deshacemos de él?

Written by Ahujatar

Los jardineros de todo el mundo saben que cualquier cosa extraña que se encuentre en una planta puede ser un signo de problemas importantes. Uno de los síntomas más comunes es la presencia de una sustancia blanca y pegajosa en las hojas o en los tallos.

Para muchos jardineros y entusiastas de las plantas, esta señal de advertencia es inmediatamente reconocible como melaza de áfidos.

Hormiga recogiendo melaza de pulgones | vvoennyy-DepositPhotos

Los áfidos son una de las plagas de plantas más comunes y destructivas, y encuentran su camino hacia las plantas tanto de interior como de exterior.

Pero una vez que comience a ver melaza, los áfidos pronto pueden convertirse en el menor de sus problemas.

Tabla de contenido

  1. ¿Qué es la mielada de áfidos y qué la causa?
  2. ¿Qué daño causa la melaza del áfido?
  3. ¿Cómo controlar la mielada de áfidos?

Saber cómo identificar la melaza, sus riesgos relacionados y cómo deshacerse de ella es una clave vital para mantener todas sus plantas saludables.

¿Qué es la mielada de áfidos y qué la causa?

La melaza de áfidos es quizás la forma más común de melaza que encontrarás en las plantas.

Se crea cuando un pulgón perfora los conductos del floema de la planta con sus piezas bucales, creando suficiente presión para que la savia pase directamente a través del cuerpo del pulgón y escape como excremento.

La savia de la planta está llena de azúcares de los que a los áfidos y otras plagas les encanta alimentarse, pero se mantiene bajo presión, al igual que la sangre en las arterias.

Una vez que la presión inicial ha disminuido, los áfidos pueden alimentarse libremente.

Hay varios otros insectos y plagas que producen melaza, como las cigarras, las cochinillas e incluso algunas especies de orugas.

Mientras tanto, las especies de abejas y avispas en realidad cosechan la melaza y la usan para crear un tipo de miel, que también puede conducir a una disminución de la polinización de las plantas con flores.

¿Qué daños causa la melaza del áfido?

La melaza, especialmente de los pulgones, es tanto un síntoma como una amenaza directa.

Esta sustancia pegajosa comenzará a gotear una vez que las infestaciones de áfidos se vuelvan graves, dejando residuos pegajosos en los pasillos, paredes y ventanas.

Puede atraer a los polinizadores, que lo usan para hacer miel, pero también se expone a los pesticidas presentes y pone en riesgo potencial a las colonias de abejas locales.

La melaza atrae a una gran cantidad de plagas, lo que indica que la planta es una comida fácil.

La melaza también atrae a las hormigas, que protegen y cosechan pulgones como ganado, llevándose la melaza a su colonia.

Un resultado directo de la producción de melaza es el daño causado a la planta huésped. Los pulgones debilitan gravemente a la planta, que ya no puede absorber la luz con tanta eficacia debido a la pérdida de clorofila.

Peor aún, la melaza es un caldo de cultivo perfecto para la fumagina.

Finalmente, los áfidos pueden transmitir una variedad de enfermedades de origen vegetal, que infectan las plantas debilitadas a través de las lesiones que crea un áfido mientras se alimenta.

¿Cómo controlar la mielada de áfidos?

El cuidado de la melaza es un proceso de dos pasos. Primero, debe deshacerse de la plaga que la crea y luego asegurarse de que no queden rastros de melaza en sus plantas.

Preparación

Aísle la planta o plantas afectadas y siempre esterilice cualquier herramienta antes, durante y después del tratamiento para evitar la contaminación cruzada.

Pode con cuidado las hojas más dañadas y colóquelas en una bolsa de plástico sellable para desecharlas de manera segura. Es importante podar solo lo necesario, ya que es posible que la planta ya esté muy debilitada.

(En el caso de que esté tratando una planta exterior grande, es posible que no sea posible aislarla, por lo que también tendrá que tratar las plantas cercanas.

Elimina cualquier hormiga

Como se mencionó, las hormigas no solo cosechan melaza de áfidos, sino que también protegen activamente a sus poblaciones de áfidos.

Esto es especialmente problemático para las infestaciones al aire libre, ya que puede limitar la cantidad de opciones naturales para controlar los pulgones.

Coloque trampas para hormigas o elementos disuasorios alrededor de la base de las plantas huésped.

La tierra de diatomeas funciona extremadamente bien sin dañar a su familia o mascotas.

Opciones naturales

Sin hormigas que los protejan, los pulgones de exterior se convierten en presa fácil de los depredadores naturales, como los herrerillos azules, las crisopas, las mariquitas y las avispas.

Si bien esto no eliminará necesariamente una infestación de áfidos, puede ayudar a controlarla, especialmente cuando las plantas infectadas son árboles.

Las plantas más pequeñas o de interior se pueden limpiar a fondo con jabón insecticida o aceite de neem para matar los áfidos y es especialmente eficaz si se repite cada dos días durante unos diez días o hasta que no quede ningún rastro de los áfidos o sus huevos.

Opciones químicas

Los insecticidas de amplio espectro marcados específicamente para matar pulgones son una buena opción cuando la ruta natural no es suficiente.

Evite el uso de cualquier pesticida que contenga carbaril, que se sabe que acelera la reproducción en algunas plagas.

Un pesticida que contenga acefato o clorpirifos tendrá mucho más éxito, ya que afecta el sistema nervioso de los pulgones.

Sin embargo, la mejor opción, especialmente para los árboles, es usar un pesticida sistémico.

Estos son pesticidas que son absorbidos por la planta y viajan a través de su sistema circulatorio, al igual que lo hacen los anticuerpos o las vacunas en los humanos.

Lo que hace que esta opción sea la mejor es el hecho de que no dañará a la planta ni a ningún insecto beneficioso.

En cambio, los áfidos y otros insectos chupadores de savia ingieren el pesticida sin saberlo, matándolos.

Limpiar

Una vez que los áfidos hayan desaparecido, es hora de darle a su planta un baño suave con un paño suave o una toalla de papel.

Asegúrese de eliminar cualquier rastro de melaza y limpie toda la superficie de la planta.

Para árboles y arbustos grandes, solo podrá llegar a una parte de la planta, pero un buen lavado con manguera ayudará hasta que llegue la próxima lluvia.

Puedes eliminar los restos finales restregando el auto, la acera o cualquier otra cosa que haya estado cubierta de melaza.

About the author

Ahujatar

Leave a Comment